icono de blog Profesor Bandurria

Profesor Bandurria

icono de blog Profesor Bandurria

Profesor Bandurria

La última noticia: Soy Experto 1

Experto 1

Esta tarde recibí esta importante noticia: El CPEIP me certificó como Experto 1, lo que me honra y me da una gran alegría. Pude alcanzar este tramo en la carrera docente, tras haber participado por primera vez en el año pasado en el proceso de Evaluación Docente, que hace algunos años se aplica a los profesores de Chile.

Debido a mi edad no estaba obligado a ser evaluado (algunos o muchos prefieren no participar en este proceso que puede ser muy tenso y que en algunos casos ha tenido como consecuencias la marginación de profesores del magisterio), pero de todos modos me inscribí. Y una vez inscrito, vino la pandemia por Covid-19 y se resolvió por ley que la Evaluación Docente sea para todos una instancia voluntaria. Una vez más, quise seguir adelante y a fin del año pasado entregué el Módulo 1 y 3 (el módulo 3 no era obligatorio, pero lo presenté de todas maneras), y en diciembre rendí la Prueba de conocimientos específicos y pedagógicos, que tiene buena fama de ser difícil. Recuerdo que yo salí de ella con la sensación de haber contestado al menos una 50 de las 60 preguntas (y al parecer estuvo bien mi cálculo).

Hoy, entonces tomé conocimiento de mi nuevo tramo, lo que tiene además consecuencia de aumento en las remuneraciones, más allá del honor de ser reconocido como tal.

Ahora, ¿qué significa ser Experto 1?

En la página oficial del CPEIP del Ministerio de Educación, lo describen así:

Tramo voluntario que da cuenta de un docente que cuenta con experiencia, competencias pedagógicas y conocimientos disciplinarios por sobre lo esperado para un buen ejercicio profesional docente. Los docentes que se encuentren en este tramo tienen acceso preferente a funciones de acompañamiento y liderazgo pedagógico.

Como lo dice el texto, ya no estoy obligado a ser nuevamente evaluado en mis competencias pedagógicas, pero como soy fanático de la educación, es probable que unos años más me evalúe de nuevo, con la expectativa de ser Experto 2, que es el tramo más alto, y al que no puedo optar aún porque se requiere tener 12 años de experiencia como profesor y yo solo tengo 9, debido a que por más de 10 años estuve alejado de la docencia, mientras estaba dedicado al ministerio misionero y pastoral.

Por último, algo anecdótico me sucedió en este proceso evaluativo: Debido a mis cambios de ciclo en educación básica, a mis cambios como profesor de distintas asignaturas en los últimos 3 años, y a la falta de clases presenciales en el año pasado, seguí esta ruta:

  1. Me inscribí como Profesor generalista de Primer ciclo (1° a 4° básico).
  2. Rendí la Prueba de Conocimientos Específicos y Pedagógicos, en este nivel.
  3. No pude dar el Módulo 1 como profesor generalista porque no tuve clases presenciales el año pasado (ni en el segundo semestre del 2019), así que tuve que entregar mis planificaciones como Profesor de Ciencias Sociales de 2° ciclo (en concreto, de 8° básico).
  4. El Módulo 2 (Clase grabada) la preparé como Profesor de Educación artística y de Tecnología, pero por falta de clases presenciales nunca me vinieron a grabar.

Me río al pensar que con tantos cambios, no sería extraño que el año que viene ¡sea profesor de educación física!

Eso es todo por hoy, pero no quiero cerrar esta entrada sin dejar agradecer a Dios y a quienes fueron un puntal para salir adelante en este proceso.

Santiago Castro Leguizamón

Santiago Castro Leguizamón

Profesor básico

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

Deja un comentario